News Update
November 21, 2012
El Economista
Mexico
Concepción Moreno
La-extraordinaria-belleza-de-lo-siniestro
La extraordinaria 
belleza de lo siniestro
“Es la función de un artista evocar el reconocimiento sorpresivo: mostrarle al espectador lo que sabe pero que no sabe que sabe. Gottfried Helnwein es un maestro del reconocimiento sorpresivo”. Así describió William Burroughs la obra de Helnwein (Viena, Austria, 1948), artista de la inocencia, lo siniestro y la ironía. Fe, esperanza y caridad en el Museo Nacional de San Carlos y la Galería Hilario Galguera (además de un proyecto de arte público en el Monumento a la Revolución) es la exposición perfecta para entender esa capacidad que Burroughs elogió. Recorriéndola, uno siente una opresión en las entrañas, una forma de angustia. De eso algo sabemos todos, es la angustia existencial que anida en lo hondo de cualquier persona.
Head of a Child (Anna)
oil and acrylic on canvas, 2012
A Helnwein le gusta retratar niños. Pequeños rubios, tiernos y perfectos, de piel tersa como el agua de un lago, tan puros como esas aguas. Pero de alguna manera, sabemos de inmediato que a esos niños está a punto de sucederles algo terrible, como si el que los retratara fuera un asesino y violador serial que se deleita en la inocencia que está a punto de destruir.
Esa impresión crece cuando, en algunos cuadros, Helnwein baña de sangre a sus niños o los retrata mientras duermen, algunos aparecen vestidos con trajes militares, otros tiene los ojos vendados. Curiosamente, ninguno se ve asustado. Baste de muestra la extensa serie “El murmullo de los inocentes”, de la cual aparecen varias piezas en Fe, esperanza y caridad. Cada imagen da miedo y ternura al mismo tiempo, y eso es sumamente perturbador. ¿Será que Helnwein sabe jugar con los caminos del deseo y la destrucción? Lo sabe.
A LA SOMBRA DE LA RAZÓN
Como hijo de la posguerra austriaca, Helnwein conoce bien la capacidad destructora del hombre, la sombra de la razón. No es raro que en varias de sus obras aparezcan motivos nazis y uniformes de la SS. En “Adoración de los magos 2”, una madona aria sostiene a un niño desnudo y a su alrededor un grupo de oficiales de la SS montan guardia como un mal augurio. La ironía queda en el aire para que la complete el que mira.
En otras piezas, como “Anunciación”, Helnwein usa a los personajes de Disney como símbolos de descubrimiento, modernidad y un mundo a punto de romperse. En “Anunciación”, Mickey Mouse aparece con una sonrisa que es una mueca; el ratón nunca se había visto tan hecho de material de pesadillas. La mayor parte de las obras de Helnwein en Fe, esperanza y caridad son pinturas que no parecen pinturas. Son cuadros de gran formato, hechos en técnica mixta de óleo y acrílico. Hace falta ver muy de cerca cada obra para poder ver la acción de la pintura. Si nadie lo dice, uno juraría que lo que ve son fotografías.
No siempre pintó así el austriaco. Hay una pequeña selección de sus trabajos tempranos, varios dibujos en los que se anuncian los temas maduros de Helnwein y también una exploración del arte religioso europeo. No es casual que el artista haya escogido del acervo de San Carlos a la obra de Pieter de Kempener “Las siete virtudes” para que acompañara a sus propias piezas. Hay una continuidad clara.
La exposición cierra con la serie de fotografía que Helnwein hiciera de los grupos de rock Marilyn Manson y Rammstein. Son varias de las imágenes más famosas de esos rockeros que se han distinguido por su uso de lo teatral. Helnwein explotó el lado más dramático de Brian Warner (alias Marilyn Manson) para su disco The Golden Age of Grotesque (2003). Las fotografías fueron consideradas demasiado extremas para el disco, así que ésta es una oportunidad para todos los seguidores de Manson para apreciarlas. A Rammstein Helnwein los capturó en lo que hoy en día son las imágenes más conocidas del grupo: los rostros pintados de blanco y montados en lo que parecen instrumentos de tortura.
Fe, esperanza y caridad no es para los débiles de espíritu. Pero sin duda hay belleza en ella.
• Fe, esperanza y caridad
• Museo de San Carlos
• Dirección: Puente de Alvarado 50, colonia Tabacalera.
• Abierto: Martes a domingo de 10 am a 6 pm.
• Entrada: $31
• Galería Hilario Galguera.
• Dirección: Francisco Pimentel 3, San Rafael.
• Abierto: Martes a viernes, de 10:30 am a 5:30 pm. Sábado previa cita.
The Museo Nacional de San Carlos, Mexico City
2012




back to the top