Internet
October 12, 2012
tabascohoy
www.tabascohoy.com
Vivir Bien
Expone Helnwein su hiperrealismo
Pasa el verano en Irlanda y el invierno en Los Ángeles. En Europa, el artista Gottfried Helnwein (Viena, 1948) reside en un país idílico, paradisíaco, con el paisaje más verdoso que jamás ha visto. La otra mitad del año vive en Estados Unidos en una ciudad decadente que lo confronta con el mundo real y le permite medir el avance del colapso de la civilización occidental. Esta dualidad que el austriaco busca deliberadamente se refleja también en sus obras hiperrealistas, donde a menudo captura la inocencia, la pureza y la belleza de los niños, pero a la vez los representa ensangrentados o heridos, como se observa en la retrospectiva Fe, esperanza y caridad, que a partir de hoy puede verse en el Museo Nacional de San Carlos.
Como hijo de la posguerra, el gran trauma de Helnwein fue que en el Holocausto se ejerciera la violencia contra seres tan indefensos como los niños. Investigó mucho sobre los crímenes cometidos bajo el liderazgo de Adolf Hitler, quedó marcado por las fotografías que mostraban los cadáveres de los infantes y encontró en la pintura el medio ideal para lidiar con ese oscuro pasado.
Otra de sus fuentes de inspiración han sido los cómics del Pato Donald. A los cuatro o cinco años de edad quedó cautivado por los colores, la forma y las historias de este personaje de Disney. No duda en calificar esta experiencia como su primera aproximación al arte, pues está consciente del poderoso lenguaje visual de las historietas y de la huella que han dejado en creadores como Roy Lichtenstein y Andy Warhol.
"Dos premios Nobel de Literatura, Günter Grass y Elfriede Jelinek, se han visto influidos por Donald. Para mí, es el símbolo de un mundo mejor. Falla todo el tiempo, pero nunca se rinde. Es un perdedor que representa el espejo del alma humana, por eso es más fácil identificarse con él que con los musculosos superhéroes", dice Helnwein.
No deja de ser contrastante su veneración al amigo de Mickey Mouse y su colaboración artística con las bandas Scorpions y Rammstein, así como con el rockero Marilyn Manson, un hombre "talentoso, un genio del que es un privilegio ser su amigo". Parte de ese trabajo también se exhibe en San Carlos.
Helnwein inauguró ayer la retrospectiva, además de la exposición El canto de la aurora, en la Galería Hilario Galguera (Francisco Pimentel 3, Colonia San Rafael), donde se verán sus obras más recientes, y la muestra Santos inocentes, en el Monumento a la Revolución (Plaza de la República, Colonia Tabacalera), en la cual el público observará algunas de las fotografías que tomó a 50 niños mexicanos, quienes lo cautivaron con sus sonrientes rostros.
ASÍ LO DIJO
"El mundo es una provocación, una amenaza, por eso digo que el arte es el arma para resistir, para luchar, para defenderse". 
Gottfried Helnwein, artista plástico
Publicado: Viernes, 19 de Octubre del 2012, a las 09:23 hrs.




back to the top