Internet
April 24, 2014
El Hurgador [Arte en la Red]
Blog dedicado a difundir imágenes e información sobre arte, artistas, eventos y material en general relacionado con cuestiones artísticas.
Gottfried-Helnwein
Gottfried Helnwein
Todavía recuerdo cuando a principios de los '80 descubrí a Scorpions, ese potente grupo de rock alemán que en 1982 lanzaba su octavo disco: "Blackout". Además de ese sonido que con el tiempo se hizo tan popular, el trabajo presentaba una llamativa portada. Luego me enteré que se trataba de una fotografía de Gottfried Helnwein, autorretrato de un artista que con el paso de los años se ha establecido como uno de los más destacados en el panorama del arte figurativo, controvertido por sus imágenes de niños heridos y referencias a Hitler y el Nazismo. No es fácil resumir en unas cuantas imágenes la carrera de Gottfried. He hecho una selección de sus pinturas, como siempre basada en mis gustos personales, con extractos de algunas entrevistas para contextualizar al artista y su obra. En un próximo post, una muestra de sus fotografías. Textos en inglés al final del post, señalados con [*] en cada párrafo
Gottfried Helnwein es un artista austro-irlandés, nacido en Austria en 1948. Su obra abarca la pintura, fotografía, instalaciones y performances.
Sus primeros trabajos consisten principalmente en acuarelas hiperrealistas que representan niños heridos y maltratados, así como performances (a menudo con niños) en espacios públicos. Los trabajos de Hellwein evidencian su preocupación por la ansiedad psicológica y sociológica, cuestiones históricas y temas políticos. Como resultado, su obra es a menudo considerada provocativa y controvertida.
En 2004 el Museo de Bellas Artes de San Francisco organizó la primera muestra individual de Helnwein en un museo estadounidense: "El niño, obras de Gottfried Helnwein", en el Palacio californiano de la Legión de Honor. La exposición fue vista por casi 130.000 visitantes y el San Francisco Chronicle publicó que se trataba de la más importante muestra  de un artista contemporáneo en aquél año. [1]
La decisión de convertirse en artista le llegó a Helnwein en "una fracción de segundo", a los 18 años. Según dice: «Lo ví como la única forma de encontrar respuestas a preguntas que nadie en Austria podía contestar, como el por qué la república de posguerra se retrataba a sí misma como una víctima de los Nazis, en lugar de uno de sus principales autores.»
Se inscribió en el Instituto Experimental de Altos Estudios Gráficos en Viena, pero se aburrió pronto. Un día tomó una navaja, se cortó las palmas de las manos y utilizó la sangre para pintar un retrato de Adolf Hitler. Los académicos se escandalizaron, confiscaron la pintura y Helnwein fue expulsado. «Ese fue el momento en que sentí por vez primera que puedes cambiar algo con la estética - dice -. Puedes hacer que las cosas se muevan sutilmente, incluso puedes conseguir que los poderosos de desestabilicen y tambaleen; puedes, de hecho, conseguir cualquier cosa, siempre que sepas qué teclas tocar, incluso con suavidad, con medios estéticos.» [2]

«Nací justo después de la Segunda Guerra Mundial, en un mundo oscuro y deprimido, y cuando miraba a mi alrededor con mis ojos de niño, sólo veía adultos intimidados, malhumorados y quebrados. Sentí que había aterrizado en el sitio equivocado. Entonces no sabía que la generación de mis padres había perdido dos guerras consecutivas, y además eran cómplices del mayor genocidio de la historia. El aliento de la muerte estaba aún por todas partes... Además de eso, mis padres eran muy católicos, así que yo pasaba mucho tiempo en frías iglesias y tenía tiempo de sobra para observar las imágenes de santos ensangrentados y moribundos, y cadáveres sagrados.» [3]

«Mi primer encuentro con arte a lo grande, que cambió mi vida por completo, fue un comic del Pato Donald de Carl Barks, el gran artista de Disney. Fue una experiencia religiosa. Yo tenía 5 años y me redimió del limbo de la Viena de posguerra. Por primera vez tuve esperanzas... la vida tenía un sentido y el viaje de mi vida un destino: Patolandia.»

«Cualquier arte relevante plantea las preguntas que la gente necesita que se le formulen en un momento dado.
A veces creo que la responsabilidad del artista es forzar a la gente a mirar cosas que podrían ignorar y olvidar.» [4]

«Siempre experimento con diferentes medios y me gusta mezclarlos y utilizarlos de maneras poco ortodoxas. Los necesito todos, porque se inspiran, informan y reflejan mutuamente. La fotografía y la performance siempre fueron la principal fuente de inspiración para mis pinturas, y mis pinturas son la base para mi trabajo en el teatro. Y para la escena, he creado personajes, máscaras y vestuarios que luego he utilizado en pinturas.» [5]

«Mis primeras pinturas eran pequeñas acuarelas de niños heridos, desfigurados y vendados. Era increíblemente ingenuo por aquél entonces, y completamente ignorante sobre cualquier aspecto del arte tradicional; deliberadamente, porque rechazaba cualquier cosa que viniera de la generación de mis padres. Una vez que me enteré del Holocausto, comprendí sus implicaciones y vi la negación y amnesia colectiva de Austria en aquella época. Todo se congeló para mí y me negué a pasar de ese punto. Tal vez debido a mi obsesión infantil por la "justicia", algo se rompió para mí, y desde entonces me sentí separado de mis antepasados, de sus tradiciones y valores. Evitaba todas las instituciones culturales establecidas, como los museos, y nunca visité una galería. Era un orgulloso "huérfano", un chico de la calle, feliz de ser un ignorante. Sólo me preocupaban las llamadas "artes triviales", como los comics y la música rock. De alguna manera, fui un privilegiado cuando comencé a pintar porque era completamente libre. No tenía influencias de otros artistas y no tenía metas en vistas a una carrera. Cogí unas acuarelas baratas y comencé a pintar. Fue como hablar conmigo mismo; no sabía a dónde podía conducir aquello o si alguien alguna vez notaría mis pequeñas pinturas. No tenía idea de si alguna de ellas era buena, porque no tenía nada con que compararlas.» [6]

«En mis orígenes, ni siquiera quería convertirme en un artista. De chico pensaba que los pintores eran unos tipos viejos y aburridos, con sus barbas y boinas frente a unos caballetes, pintando lienzos abstractos todo el día. Ser un miembro de los Rolling Stontes me resultaba más parecido al modo de vida ideal para un artista.» [7]

«La primera niña con la que colaboré en mis performances fue Sandra, una niña de 6 años. Sus padres la consideraban una niña problema, y creo que su madre la pasaba muy mal lidiando con su retorcido sentido del humor. Una vez que ella había confinado a su hija en su dormitorio como castigo por algo, Sandra recortó todas las prendas de su madre en pequeños trozos, las amontonó en una pila en medio de la habitación y llamó a su madre con su inocente vocecita. Otra vez le prendió fuego al apartamento de sus padres. Ella era una dura y pequeña dama, pero me gustó instantáneamente. Tenía el orgullo de líder de bandas callejeras latinas. Cuando te miraba, sus penetrantes ojillos enviaban un mensaje muy claro: "No me jodas".»
Le pregunté a Sandra si le gustaría participar en algunas performances artísticas conmigo. "¿Qué gano yo con eso?", me replicó con la frialdad de un empresario negociador Yakuza. "¿Qué es lo que quieres?", le pregunté. "Una bicicleta", me dijo. Teníamos un trato. La vendé y ella podía estar de pie o yaciendo en las calles o aceras en diferentes lugares de Viena, entre un torrente de irritados peatones. A veces podía caminar lentamente, como una sonámbula y tropezar con la gente. Se tomaba esas acciones en serio, y era muy dedicada, pero siempre con la cabeza fría, sin emociones involucradas.
Hice una serie de fotografías con vendas, cuerdas e instrumentos quirúrgicos, y tenía mucho cuidado de no dañarla, pero ella actuaba con curiosidad profesional y me animaba a intentar distorsiones más extremas de su rostro. Sandra fue mi primera modelo y aparece en fotografías, cortos y mis primeras acuarelas como las de la serie "Hermosa víctima". Yo tenía un gran respeto por ella. Nunca hablábamos mucho, pero había siempre una comunicación y entendimiento casi telepáticos.» [8]

«"Agradable" es un término extremadamente subjetivo. En diferentes épocas y lugares, dependiendo de la educación, trasfondo cultural, clase social o tradición étnica, la gente tiene nociones muy diferentes acerca de lo que se considera agradable o desagradable.
El "Saturno devorando a su hijo" de Goya, el Cristo torturado de Gruenewald en el Retablo de Isenheim, o la serie de pinturas de Gerhard Richter "18 de octubre, 1977" de los muertos de la banda Baader-Meinhof, son obras de arte muy agradables, en mi opinión. [ver al final del post] Hoy en día todos consideran el techo de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel como una de las más hermosas obras de arte de la historia, pero en su época muchos críticos fueron sorprendidos y se enojaron por la desnudez. El Papa Adriano VI describió el techo como "un guiso de cuerpos desnudos" y ordenó la destrucción del techo. (Dios obviamente no estuvo de acuerdo, ya que le dejó morir al instante)
Lo único que busco con mi arte es la calidad estética, poder o intensidad. De hecho me importan poco los estilos, géneros, temas o medios. Nunca he sido capaz de pensar en categorías comunes como hermoso o feo, agradable o desagradable, etc. Ni siquiera sé lo que la gente quiere decir cuando utiliza esos términos.» [9]

Los textos están traducidos del artículo sobre el artista en Wikipedia, y de las siguientes entrevistas que pueden leerse completas en el sitio web de Gottfried /
Texts from the article about the artist on Wikipedia and the following interviews you can fully read in Gottfried's website.

"Helnwein, El hombre que utilizó su sangre para pintar a Hitler", por Kate Connolly, The Guardian, 16 de mayo de 2000 /
"Helnwein, The Man Who Used His Own Blood To Paint Hitler", by Kate Connolly, The Guardian, May 16, 2000.
http://www.helnwein.com/press/english_press/article_25

"Entrevista a Gottfried Helnwein", por Jennifer Link, Auxiliary Magazine, December 1, 2012 /
"Gottfried Helnwein Interview", by Jennifer Link, Revista Auxiliary, 1 de diciembre de 2012
http://www.helnwein.com/press/english_press/article_4685

"Peter Frank habla con Gottfried Helnwein en ocasión de la muestra en solitario del artista "Yo era un niño", en Friedman Benda, Nueva York, 1 de agosto, 2010/
"Peter Frank talks with Gottfried Helnwein on the occasion of Helnwein's solo show "I was a Child" at Friedman Benda, New York, August 1, 2010.
http://hispano.helnwein.com/artist/interviews/article_4338
__________________________________________________________

Se puede obtener más información y disfrutar de la obra de Gottfried en /
You can get more information and enjoy Gottfried's work in:
Facebook, Website (eng), Website (esp)

Imágenes publicadas con autorización del artista (¡Muchas gracias, Gottfried!)
Agradezco también a Renate y Cyril.
Images published here with artist's permission (Thanks a lot, Gottfried!)
Thanks also to Renate and Cyril.



Por primera vez se presenta en México tres exposiciones individuales de Gottfried Helnwein (2012). El artista habla sobre su obra (inglés con subtítulos en español) /
For the first time in Mexico, three individual exhibitions of Gottfried Helnwein's works (2012). The artist talks about his work (English with Spanish subs)


_____________________________________________

Un clip del documental "Helnwein - El silencio de la inocencia". Gottfried Helnwein fotografiando a un modelo en su estudio de Irlanda (alemán son subtítulos en inglés) /
A clip from the documentary "Helnwein - The Silence of Innocence". Gottfried Helnwein photographing a model in his Irish studio (German with English subs).


_____________________________________________

En Museo Lentos, Linz (alemán con subtítulos en inglés) /
At the Lentos Museum, Linz (German with English subs)





Disasters of War 34
2014
The Museo Nacional de San Carlos, Mexico City
2012
The Museo Nacional de San Carlos, Mexico City
2012
Helnwein at work
2011
Studio Los Angeles
2011
I Walk Alone
mixed media (oil and acrylic on canvas), 2003
Helnwein working on "Murmur of the Innocents"
2009
Die Erweckung des Kindes (The Resurrection of the Child)
mixed media (oil and acrylic on canvas), 1997, 160 x 150 cm / 62 x 59''
Epiphany I (Adoration of the Magi)
mixed media (oil and acrylic on canvas), 1996, Denver Art Museum




back to the top