Selected Articles
October 13, 2012
El Golfo
Cultura
Escrito por Tomado de Diario La Razón
Exhiben-polmica-obra-del-austriaco-Gottfried-Helnwein
Exhiben polémica obra del austriaco Gottfried Helnwein
El polémico artista presentará 34 fotografías realizadas exprofeso para la ocasión
México, DF.- Una serie de fotografías de niños mexicanos en el Museo de San Carlos, fueron intervenidas por el desconcertante artista austriaco Gottfried Helnwein para presentar por primera vez en México su exposición “Fe, esperanza y caridad”, que será inaugurada el jueves próximo en el recinto antes citado.
Con la intención de reflexionar en torno a la situación humana, Helnwein, quien se caracteriza por representar en sus obras a niños heridos, ensangrentados, despojados de su inocencia, exhibirá 34 fotografías realizadas exprofeso para la ocasión.
De acuerdo con el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en la muestra también se mostrará una selección de sus series “Epifanía”, “El murmullo de los inocentes”, “Autorretratos” y “Los desastre de la guerra”, entre otras.
Para Helnwein el tema central de su obra ha sido siempre el ser humano, específicamente los niños, pues opina que en ellos ve el potencial de los valores y las virtudes humanas: inocencia, confianza, amor, compasión y creatividad.
La curadora de la muestra, Susan Crowley, escribió en el catálogo de la exposición que en la exhibición “Fe, Esperanza y Caridad” muestra a niños mexicanos, representando toda su fragilidad y transfigurados por el proceso artístico.
La violencia existe, es algo que no puede soslayarse, cuando se trata de negarla o voltear la cara para no verla, lo único que se logra es permitir que se propague como la peste, sostuvo.
Según Helnwein, los niños de México contienen en su rostro todo el peso del tiempo, mientras que Crowley agregó que también contienen la historia, los mitos, y todo lo que se ha callado pero que debe contarse.
Helnwein nació en Viena, Austria en 1948; su padre fue un empleado del servicio postal y su madre una ama de cada, ambos dieron a su hijo una estricta formación católica y en 1965, ingresó al Instituto Federal para la Educación Gráfica y Experimentación. Tres años más tarde provocó su primera controversia de relevancia al hacer una pintura de Adolf Hitler con su propia sangre.
En 1971, fundó en Viena el grupo artístico "Zoetus", en su primera exposición desconocidos colocaron etiquetas con la leyenda Entartete Kunst (arte degenerado), la leyenda que los nazis aplicaban al arte condenado por su régimen y ese mismo año realiza su primera acción con niños.
A partir de entonces, quedó establecido como permanente la temática infantil en su obra; en su trabajo Helnwein no reduce la figura infantil a una estética material, sino que provee a sus modelos de una función simbólica que representa al hombre indefenso y vulnerable.
Exhibe por primera vez en Alemania en 1974 y después viaja extensamente por los Estados Unidos. En 1977 produce la pintura “Vida que no vale la pena vivir”, una acuarela en la que se representa una niña dormida sobre una mesa, en la que su cabeza reposa sobre un plato.
La obra fue resultado de una entrevista que se hizo Heinrich Gross, connotado psiquiatra que admite haber envenenado niños en una unidad psiquiátrica durante la guerra; la imagen de Helnwein apareció en una revista, provocando un debate nacional.
Ante la polémica, se decidió presentar a Gross ante las autoridades austríacas, que decidieron no juzgarlo por considerarlo mentalmente incapaz para enfrentar un juicio.
En 1980 presentó su primera exposición individual de dibujos, en el Museo Albertina de Viena y tiempo después conoció a Andy Warhol y a Joseph Beuys, así como al artista de la firma Walt Disney Carl Barks, creador del personaje del Pato Donald.
Helnwein afirmó que aprendió más del arte y de la vida gracias al Pato Donald, que de todas las escuelas a las que asistió.
En 1988 realizó una amplia instalación en recuerdo de la Noche de los Cristales Rotos, Kristallnacht, Alemania, evento acaecido medio siglo antes y que recuerda el comienzo del Holocausto.
Días después de la inauguración, los retratos allí montados fueron estropeados por personas desconocidas, que simbólicamente cortaron las gargantas de las imágenes de los niños, desde entonces las instalaciones de carácter público se convierten en una parte importante de su quehacer artístico, detalló la fuente.
The Museo Nacional de San Carlos, Mexico City
2012
Installation at the Monumento a la Revolución
2012




back to the top